viernes, 22 de julio de 2011

Reencontrandome con mi musa

Después de unos días de perseguirla sin la más mínima chance de alcanzarla la acorrale contra la pared y le dí un ultimátum. Del resultado de nuestro revuelo quedo el inicio de la primera side story de la novela que tiene como protagonista a la no tan bella pero si muy justiciera Moira Donovan. No voy a entrar en detalles para que se queden con ganas de más y porque está en proceso de crecimiento y maduración; pero será una de las más divertidas novelas de fantasía urbana que vayan a leer jamás o por lo menos esa es la humilde opinión de su autora.

En este breve corto estarán en escena viejos conocidos y no tanto en situaciones sospechosamente peculiares que le obligarán a más de uno a secarse la transpiración de la frente. Les dejo unas cuantas líneas para que entren en clima....


************************************

...

Había imaginado cualquier otra cosa cuando recibí la carta de Rothian que me citaba a las cinco de la tarde bajo el sauce que estaba frente al auditorio. Transmute y salí sin pensarlo dos veces de la clase de Ceremonial y Protocolo de la Corte Sidhe. Sabía que el castigo por la escapada equivaldría a mucho trabajo que realmente odiaba pero no sería ni la primera ni la última vez.
Atravesé los corredores y los jardines a toda velocidad esquivando a mis compañeras, crucé por el puente con una media sonrisa y un saludo a la Dama del Lago y me detuve a tomar aliento cuando llegué al otro lado. Era el territorio masculino y mínimamente tenia que controlar mi respiración y peinarme. La imagen no lo era todo pero tampoco podía parecer un lobo salvaje. Mis primos se reirían de mí hasta el cansancio y no serían los únicos.

...

Lo miraba entre incrédula y avergonzada de mí y de él, no podía entender lo que me estaba diciendo. Siempre se había llenado la boca de promesas de idealismo y un romanticismo barroco que me dejaba en falta y me hacía sentir chiquita. Lágrimas de impotencia y bronca no paraban de brotar de mis ojos y no tenía ni siquiera las fuerzas suficientes para secarlas.

"No llores por favor. Creo que esto es lo mejor para los dos. Realmente la relación no esta progresando y la verdad creo que tenemos que tomarnos un tiempo separados. Yo estoy seguro de que esto es lo que tenemos que hacer. Tengo que aclararme y sentirme más cómodo conmigo mismo. No quiero equivocarme y menos con vos"

Sentía que me estaba cargado y que todo era una burla sin sentido "¿Qué te hace pensar que esto es bueno? Yo no me siento nada bien y hasta ayer tu discurso era otro. ¿Qué cambio?"

Intento sonreír pero sin mucho resultado y a mí nada me causaba gracia. "Ya lo habíamos hablado. En realidad creo que tenemos que estar solos para volver y ser más fuertes juntos. No me siento preparado para lo que esta pasando ahora y que pasa de ahora a tres años cuando nuestras casas se unan. Soy parte de la delegación de Elfos de la Luz, tengo una obligación para con mi familia y el gobierno. No puedo tomar decisiones apresuradas"

Lo interrupí en seco "¿Apresuradas? Nos conocemos hace más de diez años y hasta hace unos días me pedías la opinión en cada paso que dabas. Y siempre supiste que tenemos la aprobación de todo el consejo para estar juntos. Ahora querés otras cosas que no me incluyen por alguna razón y no queres admitirlo." Me tomo de la mano y me abrazó como intentando consolarme.

"Sabes que sos una de las personas más importantes en mi vida y que te amo. Pero necesito este tiempo separados para estar seguro. Tal vez te pierda por ello pero sé que no es así y todo estará mejor. Sé también que cuando lo pienses me vas a entender y estarás de acuerdo. No me hagas sentir culpable por favor."

Suspiré hondo, tragué saliva y dí un paso al costado. Sentía que me habían sacado la tierra bajo mis pies y estaba en caída libre. Rothian se estaba equivocando y estaba completamente seguro de eso. Pero si estaba tan convencido no había nada más que hablar. "Depende de vos, como siempre. Mis opiniones se las lleva el viento y como se supone que soy la que se levanta no importa qué obtengo esto por mis esfuerzos. El tiempo pasará y me dará la razón. Pero por ahora te doy tu tiempo y todo lo que quieras también."

Di media vuelta y caminé lo más tranquila y erguida que pude conteniendo el caos que amenazaba por salir y mis terribles ganas de romper cosas. Lo ví a Paän en la puerta de la escuela por el rabillo del ojo y antes de que parpadeara estaba estrujándome contra su pecho y murmurando consuelos en mis oídos. "No sabe lo que hace o lo que dice. Sabés que te quiero muchísimo y que podes contar conmigo para lo que sea. Él esta en falta y si querés lo bajamos de su trono de aire a las piñas. Te quiero mucho. No llores por favor que me mata verte mal."

Era completamente común el abrazo y las muestras de afecto de Paän, me hacía sentir como en casa y protegida. Tiempo después descubrí que había un montón de secretos entre sus brazos y bajo sus palabras, pero en ese momento era lo único que evitaba mi caída.

***************************************

¿Y? ¿Qué dicen?

1 comentario:

Anónimo dijo...

Estoy feliz con el resultado!!