miércoles, 29 de febrero de 2012

Anuraidh - Parte 2

Lo prometido es deuda! Siguiente extracto de la mini publicación...

Diario de Elwendo

Día 61: Post Baile

Yo y mi séquito llegamos perfectamente tarde la fiesta, lo suficiente como para llamar la atención de todos pero evitar la desaprobación del director. Mis compañeros estaban maravillados por mi majestuoso andar y con las refacciones de mi vestuario. Ahora es dorado y blanco, nada de amarillos y ocres sin brillo y combina magníficamente con mis cabellos y mi sonrisa. Fue una idea realmente brillante de mi parte insistirle a mi querida madre por renovar el vestido de toda la familia.

Obviamente no todos los Elfos de la Luz tienen mis habilidades para llevarlo con el suficiente porte pero aún así nos vemos todos tan bonitos que somos la envidia del resto del mundo.

Siguiendo con la envidia mi hermana estaba reluciente y consiguió bailar con Myrddin tres baladas. Dos más que el resto de la población femenina, el Mago siempre intenta ser imparcial en todo pero no es tan astuto como Wendy. Se las ingenió para que dos de sus amigas tuvieran que declinar el honor por un leve dolor de cabeza. Precioso uso de Compulsión, y eso que aún no hemos asistido a esas clases. Pero bueno, mi hermana y yo siempre hemos sobresalido en todo lo que nos proponemos.

Yo por mi parte honré a las más sofisticadas líderes de la corte Seelie con mi presencia y baile. Estaban todas exorbitantes de felicidad por mí. Obviamente que no estuve danzando toda la noche. No pienso desperdiciar mi persona con señoritas que no me merezcan. Para eso están mis súbditos, quiero decir primos de baja casta. Rothian y Paän tienen sus pies cansados de tanto movimiento pero lo hicieron realmente bien, como lo esperaba. Tal vez debiera recompensarlos por ello, regalarles alguno de mis perfumes o algo así. No sé, no sé, es tan difícil desprenderme de mis pertenencias y ellos no se lo merecen tanto. Ser mis confidentes es honor suficiente. Tal vez yo merezca comprarme algo nuevo. Todavía no encargue la nueva piel de lobo blanco que tiene Wendy así que podría aprovechar mi impulso consumista.

El resto de la fiesta tuvo los mismos componentes poco importantes que el resto. Los discursos de los Directores haciendo hincapié en la integración y equidad de las especies; la reiterada queja por parte de la Dama del Lago sobre el incorrecto comportamiento (como si alguna vez alguien se quejara sobre mí) y el monólogo de Myrddin sobre los cambios que se avecinan y cómo prepararnos para el nuevo paradigma. Puras tonterías.

Hablando de cambios parece ser que los Daoine Sidhe volverán a la escuela el año entrante. Nadie debería saberlo pero varios profetas vaticinaron su regreso al gobierno en los próximos años y todos sabemos que eso significa delegados en el instituto. Me pregunto si será una chica o un chico esta vez. No porque mi actitud cambie mucho al respecto pero porque no me gusta no estar preparado y las contingencias en mis planes me dejan cierto malestar en el estómago que no va bien conmigo.

Ahora se abrió mi apetito. Es momento de dejar mis brillantes pensamientos a un lado y prepararme para la cena.

Querido diario, nos reencontramos mañana.

No hay comentarios: